You are currently browsing the category archive for the ‘Entrevistas’ category.

Anuncios

¿Qué dirías para que los que no te conocen sepan quien es Sol Silvestre?

Diría que soy alguien que tiene el privilegio de trabajar en algo que le apasiona. Porque lo que me gusta hacer en mi tiempo libre es exactamente aquello que tengo que hacer cuando trabajo. A mí me encanta hacer mi trabajo. Me gusta leer y escribir. Me gusta dar clase. Me gusta compartir con mis alumnos la experiencia de la escritura. Esa soy yo: lectora, escritora, docente de cualquier nivel. Porque enseño en la universidad y doy talleres para niños en casa. Y he enseñado en la primaria y en el secundario también. Y siempre  me siento como en casa cuando estoy dentro del aula. Y cuando escribo. Y, por supuesto, hay pocas cosas que me gustan hacer tanto como leer. Así que podría decir que Sol Silvestre vive de vacaciones, ¡hasta cuando trabaja!

¿Cómo empezaste a escribir? ¿Hubo alguna experiencia en tu infancia que haya incidido en tu vocación?

Empecé de muy chiquita. Me recuerdo llevándole mis cuadernos llenos de cuentos a mi abuela. Tenía una hermosa relación con ella. La última vez que la vi, antes de que se convirtiera en el ángel protector que incluso hoy ─después de veintitantos años de su ausencia─  invoco en los momentos difíciles, recuerdo que hablamos de cuánto me gustaba escribir. Ella estaba orgullosa de haber crecido en el mismo pueblo que Sábato. De haber jugado con él en la vereda. Siempre me hablaba de Rojas. Creo que mi abuela y sus anécdotas de infancia incidieron un poco en mi decisión. Y algunos docentes de la secundaria, como Ana Mirmina, mi profesora de Literatura, a quien le dediqué uno de mis libros hace poco. Y mi mamá, que está convencida de que puedo conseguir cualquier cosa que me proponga. Esa confianza, aunque la sé exagerada, es un combustible para mí. Me moviliza. Pone mi motor en marcha.

 

 ¿Cuáles eran tus historias favoritas cuando eras chica?
Sin duda alguna, todas las de Luisa May Alcott. Fui una de las tantas fanáticas de Mujercitas. Recuerdo a mi mamá, leyéndonos a mi hermano y a mí, un capítulo del libro cada noche. Me recuerdo a mí terminando de leer Una niña anticuada, y volviendo a empezar. ¡Adoraba ese libro! Lo leí incontables veces. Uno de mis primeros cuentos, de esos que le mostraba a mi abuela, recuerdo que se llamaba “El vestido de muselina”. ¡Como si yo supiera lo que era la muselina! Me bastaba con saber que así eran los vestidos que usaban Polly Milton y Josephine March. Ellas eran mis heroínas. Y mis musas.

¿Qué es lo que más te gusta de ser escritor? Lee el resto de esta entrada »

Llegar a tu casa y encontrarte con un sobre que viene desde Ecuador. Ver ¡en la portada! de la Revista infantil Mi mundo ( que sale semanalmente con el diario El universo de Guayaquil) un caligrama que vos hiciste y, encima, tu nombre y tu foto y otro caligrama más en las páginas centrales es…¿cómo decirlo con palabras? EMOCIONANTE, VERTIGINOSO, CONMOVEDOR… Hoy estoy flotando en el aire, completamente salida de mi vaina…¡Gracias,  Dayse Villegas, por aterrizar en mi página. Por contactarme. Por la pequeña entrevista. En fin: ¡por este regalo maravilloso!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace dos sábados me invitaron del programa “La voz de Csstelar”, FM en tránsito (93.9) para hablar de literatura infantil. Y aunque ya con eso me sentí feliz, ahora resulta que un fragmento de esa entrevista salió en el diario zonal de la misma cooperativa ¡con foto y todo!

Gracias a José Luis Gómez, Juan Carlos Martínez y Carolina Carlino. Por la calidez y el trabajo. Por todo.

 

Comparto la entrevista que Isabel Laxague, estudiante de Crítica de Artes en la IUNA, me realizó en estos días. ¡Espero que les guste!

¿Qué estás leyendo en este momento? ¿Sos de las personas que tienen un libro en la mesa de luz siempre?

En la mesa de luz,  en la cocina, en el escritorio y hasta en el baño. No todos son míos: mis hijos tienen muchísimos libros (que les compré yo, claro) y que andan circulando por todos los rincones. Mi marido, de hecho, se queja bastante de esta circulación descontrolada de libros que pululan por toda mi casa. Pero no le queda otra: somos tres contra uno.

Nunca estoy leyendo un solo libro, siempre son muchos. Lo que pasa es que coordino talleres de escritura (en la universidad y en mi casa, para grandes y para niños) y todo el tiempo estoy buscando lecturas que  motoricen las clases. Además, aunque cada uno lee por su lado, siempre tengo alguna lectura compartida con mis hijos. Y otras que tienen que ver con mis propios proyectos de escritura. Pero más allá de estas múltiples lecturas que siempre tengo en curso, el  libro que estoy leyendo ahora sin otra motivación que mis ganas es una novela para chicos  que trata sobre física cuántica. El libro se llama La puerta de los tres cerrojos y es de Sonia Fernández Vidal.

¿Recordás algún libro que de chica te gustara mucho? ¿Por qué?

Mujercitas fue sin duda el primero. Y todos los de Louisa May Alcott. Recuerdo especialmente Una niña anticuada, supongo que me sentía identificada con el personaje. Ese libro lo debo haber leído más de quince o veinte veces; al punto de que podía recitar varios pasajes de memoria.  Pero hubo también otros. El papá de una amiga trabajaba en Emecé y cada semana me traía algún libro de su biblioteca. Siempre fui una niña lectora. En mi casa había muchos libros. En el campo de mis abuelos también. Mi  hermano mayor también leía. Digamos que el entorno me facilitó el camino.

¿Por qué decidiste dedicarte al público infantil? Lee el resto de esta entrada »

El próximo sábado a las 10 de la mañana estaré en el programa “Castelar y su gente”, para quien quiera escucharme el dial es 93.9. También es posible escuchar la radio online en http://www.fmentransito.org.ar/online2.php

tu dirección de correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: